Ciencia ficción, ¡OH NO!

domingo, junio 18, 2006

Después de un tiempo sin poder actualizar por exámenes, prácticas finales, campeonatos de tenis, y un sinfín de excusas más (todas ellas inútiles), vuelvo a las andadas.
Hoy me gustaría comentaros un tema que de verdad me toca las narices. ¿Qué es lo primero que piensa la gente cuando alguien le habla de ciencia ficción? Os lo diré: en naves que surcando el espacio lanzan sus láseres contra flotas enemigas extraterrestres, y la imagen viene acompañada del típico fan/freak o adulto que se acerca peligrosamente a la treintena (o la sobrepasa) que luce perilla y cola de caballo orgulloso y viste camiseta negra cuyo lema es el viejo chiste informático:

Sólo hay 10 tipos de personas, las que saben contar en binario y las que no.

Y me pregunto, ¿por qué la ciencia ficción está considerada como un producto sólo recomendable para freaks y bichos raros? Por la endogamia de la ciencia ficción y su estrechez de miras. No hay vuelta de hoja.
Acabo de leer el excelente libro de divulgación científica del doctor en informática e ingeniero Miquel Barceló Paradojas II: ciencia en la ciencia ficción. Como libro de divulgación no sólo se sostiene a pesar de ser una recopilación de artículos breves, sino que además es terriblemente ameno. Pero, y siempre hay un pero, Barceló repite y repite unas mil veces la definición de ciencia ficción que hizo en su día Asimov:
"Ciencia ficción es la rama de la literatura que trata de la respuesta humana a los cambios en el nivel de la ciencia y la tecnología".

Con definiciones como esta, la ciencia ficción nunca saldrá del ghetto. Esa definición está muy bien para la rama hard de la ciencia ficción (y curiosamente para lo que escribía Asimov), pero no para el resto. Personalmente, reniego de la ciencia ficción hard, una literatura en la que en cualquier momento te encuentras leyendo varias páginas con la descripción de una nueva tecnología sobre la que se sustenta la narración. Eso está bien para la divulgación científica, pero ¿es literatura de verdad?
¿Conocéis a alguien a quien no le guste la película Blade Runner? Yo no conozco a nadie. Y la película, ¿se basa en la respuesta de la humanidad a la aparición de los androides? No. Blade Runner es la historia (porque no olvidéis que la narrativa y el cine, a fin de cuentas, se limitan a contar historias) de un hombre cuyo trabajo cazando androides lo está deshumanizando pero encuentra su humanización, paradójicamente, cuando conoce a Rachel (un androide perfeccionado). Pero la historia no se centra en como afecta a los humanos la llegada de los androides, éstos son, simplemente, un recurso (¿quizás un espejo de nosotros mismos?).
Me viene a la cabeza, a bote pronto, la estupenda novela Crónicas Marcianas de Ray Bradbury, o 1984 de George Orwell, libros que difícilmenete entran en la definición cerrada de Asimov.
Conclusión: Hay ciencia ficción más allá de Star Trek y las novelas de robots de Asimov. Y si no os lo creeis, probad a leer a Ray Bradbury, George R. Martin o Ursula K. LeGuin.

3 comentarios:

apagafuegos dijo...

Quizás todo el problema parta del propio nombre del género= CIENCIA-ficción. Cuando se escribe de ciencia hay que hacer un gran esfuerzo para que las ideas más o menos complicadas que se tratan se puedan transmitir al público en general. Esto, desde luego, no es un gran punto de partida para tener que escribir una novela amena. Por ello creo que cualquier libro de este género que entre en detalle en la base científica de la trama, siempre va a ser un poco Hard, como tú lo llamas. Pero yendo al tema de los freaks que leen el género, entiendo que la asociación no deja de estar justificada, porque TODOS NOSOTROS SOMOS RARITOS, no nos engañemos, y nos gusta la ciencia ficción.

Nika & Pooch dijo...

Yo con ciencia ficción entiendo literatura futurista - para mí no tiene porque tratarse de inventos tecnológicos o científicos, sino también pueden ser cambios en el funcionamiento de la sociedad, como los que describen 1984 o, ya sabéis, La naranja.... Igual habría que llamarla future ficcion en lugar de science ficcion para no asustarles a los potenciales lectores?

Con respeto a gente rara: con los freaks del colégio/instituto leyendo sólo Asimov, si a mí me preguntaron que literatura leía, dije horror y fantasia para evitar la comparación. Es que nuestros freaks eran freaks de verdad: uno pasaba de todo (chicas, fiestas, vida social) menos matemáticas, física y ciencia ficción. Y el otro elegí ir al cárcel para no tener que hacer la mili ni el opcional servicio comunitario, y en la fiesta de mascaras salió como residuo nuclear... Así que un poco rara, vale, pero la etiqueta de freak la dejo para los casos extremos... :-)

DJ dijo...

Estoy totalmente deacuerdo con ambos: 1.- No debería llamarse ciencia-ficción (salvo cuando la novela sea hard, sigo pensando que esta rama es divulgación científica disfrazada de narrativa) ; 2.- nika me acaba de abrir los ojos: future fiction es muchísimo más adecuado, me encanta el término.
Respecto al tema "friki" (así en castizo): Yo soy de los que creen que no está reñido tener gustos "raritos" con tener vida social.