El código da Vinci

jueves, mayo 25, 2006

Por fin he visto la película de marras. Ya está. Lo primero que me vino a la cabeza mientras la veía era: ¿y por ésto se ha causado tanto revuelo? ¿Qué le pasa a la Iglesia? ¿Acaso no reconocen una obra de entretenimiento cuando la tienen delante? Porque El Código Da Vinci es sólo eso: puro entretenimiento. Al más puro estilo Hollywood, con persecuciones(¡lo que puede llegar a dar de sí un Smart!), con buenos que al final son malos y viceversa, muertes dosificadas debidamente, etc... En fin, nada que no hayamos visto antes. Algo positivo que decir sobre la peli: las interpretaciones me convencieron, con un Paul Bettany inmenso, una Audrey Tautou que demuestra que puede ser algo más que Amelie, y dos secundarios de lujo como son Alfred Molina e Ian "Gandalf" McKellen. Y ahora viene la parte negativa(muuuuy negativa): Ron Howard(el director) ha hecho una adaptación al estilo "coge el dinero y corre", y eso lo sé sin necesidad de leerme el ladrillo, perdón, el libro. Me explico. La peli, como buen thriller, va creando una tensión que va en aumento hasta que se llega al climax. Y entonces... veinte minutos más de película. A ver, señor Howard, seguramente sabrá, pero por si las moscas se lo recuerdo, que una película no es un libro. En una novela, un final anticlimático puede estar perfectamente justificado mientras la última (o las dos últimas) páginas creen una imagen poderosa en el lector. Pero en cine los epílogos de más de cinco minutos se cargan la película. De modo que coincido con todas las críticas que cargaban contra la última media hora de metraje.
Conclusión: Lo mejor de la película, sin lugar a dudas, la compañía...

¡¡DOS DÍAS PARA EL CONCIERTO DE MI VIDA!! Recomendación diaria: Frogs de Alice in Chains. Las volutas de humo del cigarro que estás fumando te envuelven y se disipan a tu alrededor como un vulgar truco de magia; acaricias el ancho vaso de escocés mientras piensas en una persona que no está, su ausencia es casi palpable. En el escenario, un cabizbajo y triste músico rasguea las cuerdas de su guitarra y las notas son duras, y los acordes dicen: desesperación. Todo eso es para mí Frogs.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Tienes razon es un toston de peli.
Que decepcion!!!!

Lo mejor igualmente mi compi

apagafuegos dijo...

Dicen por ahí que hasta la Reina dice que la película es mala. Pensando que es como el libro, pero quitándole la novedad de la trama y las sorpresas, pues la verdad es que no queda mucho.
Por cierto, dj, a ver si no nos distraemos mucho con esas COSAS y atiendes tu blog, que esperamos más entradas tuyas¡¡

Fucinho dijo...

Se me fueron las ganas de verla.. quizás me quedo con el libro solo...