To be continued...

lunes, enero 29, 2007

¡Acabo de terminar A feast for crows (léase a fist for crous)! Y a bote pronto se me ocurren dos cosas.
La primera (spoiler) : ¡Qué pedazo de manipulador estás hecho George Martin, lo de ahorcar a Brienne al final del libro es un golpe bajo!
La segunda : Las cara de tonto que se te queda cuando terminas el libro (con muchísimas ganas de seguir conociendo como les va a tus personajes favoritos) es sólo comparable a la que se te queda cuando te ves el último capítulo de la 2ª temporada de Perdidos.

1 comentarios:

Apagafuegos dijo...

Cara de tonto, y casi angustia vital de no poder devorar el cuarto libro a renglón seguido. A Martin le debería denunciar el Ministerio de Sanidad porque nos está convirtiendo a unos cuantos en adictos al negro sobre blanco Westeriano.
Para ver los efectos secundarios:
http://members.virtualtourist.com/m/d2fa2/